domingo, 19 de febrero de 2012

¿Vivir? Esto es supervivencia.


Que no haya mucho que contar no significa y que no se pueda escribir. Sobre lo vano y lo divino. Sobre el día a día.
Los días se van y te encierran en tu habitación como consecuencia del frío y de la oscuridad. Cada vez me doy más cuenta de que estas calles han perdido luz. La verdad, tampoco recuerdo, como era mi día a día cuando tenía 17 años, pero la impresión, es que parece que estos fueran tiempos de guerra, de recelo y desconfianza. Peregrinamos a través de una ciudad sin vida.
Nos inundan cada mañana las noticias, la radio con otra mala actualidad, las promesas incumplidas de unos y otros y como la levadura del pastel, cada día un poco más hinchado. Así es el día a día de nuestro presente, con un futuro que no controlamos y que casi ya ni nos pertenece, peleando con otros asemejados a nosotros por una oportunidad. Hemos gastado tiempo y dinero, sacrificado incluso relaciones de amor o amistad por llegar aquí, por abrir la puerta a un futuro. ¿El resultado? Supervivencia. Luego muchos nos ponen etiquetas, nos tildan de falsos, hipócritas, juerguistas, despreocupados, apáticos, irracionales..Esos mismos que nos han cerrado la puerta de nuestro futuro. Por eso, no es tan extraño que la gente se haya cansado de todo esto que nos rodea y que vayan a pasar a la acción. Se acabó el poner la otra mejilla pues si no es por las buenas, será por las malas. No queda otra opción. Y llegará un día en que en vez de caretas y disfraces, más de uno llevará una Glock y como en aquella famosa noticia que apareció en un periódico cuyo titular era "Esta noche aquí manda mi polla", la gente irrumpirá dónde menos lo esperemos y ya no habrá vuelta atrás.
Grecia es solo el principio.

1 comentario:

  1. http://www.elmundo.es/elmundo/2008/08/06/espana/1218038078.html

    ResponderEliminar