jueves, 18 de agosto de 2011

Fin de la primera parte




He vuelto para colgar el cartel de cerrado por derribo,
para decir que ya esta bien,
para agradecer a los que me advirtieron.

He vuelto para irme, para volver a colgar las botas,
para que vuelvan las cosas a su sitio,
para entregarme en cuerpo y alma a septiembre.

He vuelto para decir adiós,
¿o me lo has dicho tú?
quién sabe donde voy a llegar a parar.

He vuelto para tirar abajo todos los planos,
todas las rutas establecidas,
todo.

He vuelto para decirte que te has portado muy mal
que esto no se hace
y que algun día te pagarán con la misma moneda.

He vuelto para irme,
he vuelto para irme
no me esperéis.

miércoles, 17 de agosto de 2011

En lo profundo del bosque




Fin a esta lista de despropósitos, a estas ganas de nada y a estas palabras rotas. Me tomo un respiro de este rinconcito que empezó describiendo una aventura y se ha convertido en el diario de bitácora de una desesperación. Cojo las vacaciones por depresión prolongada, por estado de melancolía perenne, por creer que el mundo se ha puesto de mi contra, de nuevo.
Y me callo más de lo que debería, y me guardo para mí fotografías que me duelen adjuntados a desapariciones inexplicables. Y ahora me doy cuenta, de que conocí a alguien que me advirtió de que todo esto no traería nada bueno y desde el principio fue claro y conciso, pero no quise escucharlo. Debería, él había estado en mi situación y llevaba toda la razón del mundo.
Este rincón se encuentra clausurado hasta nueva orden, necesito respuestas (que creo que no van a llegar) y conversaciones prolongadas.
¿Será verdad que a quién considere durante unas horas mi mayor enemigo, se ha convertido en mi mejor consejero?
Como en la foto, me toca adentrarme en el bosque solo.Volveré.

martes, 16 de agosto de 2011

lunes, 15 de agosto de 2011

Fue por tí...



Por ti voy a cruzar el estrecho,
atravesar los desiertos
y todo lo que me separa de ti.

Por ti voy a buscarme otra vida,
porque de la que tenía
solo quedan cenizas y no hay porvenir.

Y si todo esto no es suficiente,
seguro en la calle habrá gente
que lo entiende, que lo siente.

Por ti trabajaré sin contrato,
dormiré en la calle al raso,
seré como un gato, sabré sobrevivir.

Por ti me venderé en las esquinas,
traficaré y la envidia
será gasolina que tú encenderás.

Y si todo esto no es suficiente,
seguro en la calle habrá gente
que lo entiende, que lo siente.

Por ti las ramblas de madrugada,
las noches en Malasaña, el Carmen, L´Eliana
y agosto en el FIB.

Tal vez Jose ponga mala cara,
pero se pondrá unas tapas
y luego saldremos a tomar un gin.

Y si todo esto no es suficiente,
seguro en la calle habrá gente
que lo entiende ...

Y si todo esto no es más que bastante,
seguro en la calle aún hay gente
que no entiende que es por ti.


La habitación roja - Por tí (Nuevos Tiempos, 2005)

martes, 9 de agosto de 2011

Hasta aquí



Hasta aquí mis ganas de seguir, hasta aquí han llegado.
Hasta aquí mis manos y tu pelo, que ya no se enredan ni creo que lo vuelvan a hacer.
Hasta aquí los gritos y las malas caras, hasta aquí el gris del cielo cuando te pones violenta, hasta aquí.
Hasta aquí las farolas de tu ancha calle, del color dorado de nuestra pequeña, hasta aquí.
Hasta aquí mis fuerzas y mi aliento, mi carrera hacia la cumbre de esta montaña infinita.
Hasta aquí las noches que no dormí y las mañanas perezosas, hasta aquí el olor a tabaco en la almohada o un libro a medio abrir.
Hasta aquí todo lo planeado, todos los mapas trazados o todas las cosas que quedaban por venir.
Hasta aquí mis preocupaciones livianas de este mundo, mis ganas de ocio en fin de semana, mis noches largas.
Hasta aquí tu y yo, hasta aquí el estar juntos por estar o por no estar, hasta aquí.
Hasta aquí el engañarnos a nosotros mismos, a todos los que nos rodean. Hasta aquí.
Y hasta aquí todo lo que no sea importante de verdad, como la salud de los mios y del amor que me ofrecen. Hasta aquí hemos llegado vida, que de paso a una nueva, que hasta aquí hemos llegado.

sábado, 6 de agosto de 2011

No direction home

Sin rumbo ni dirección,
como una piedra que desciende por una ladera,
a la deriva.

Esto es mucho más de lo que puedo soportar.